¿Aplican las Cláusulas de Exclusividad en los Contratos de Representación en Colombia?

clausulas de exclusividad en representacion deportiva en colombia

En la dinámica del Derecho Deportivo, encontramos que muchos deportistas, delegan la gestión de su carrera y por supuesto la negociación de sus Contratos (patrocinio, trabajo, transferencia, derechos de imagen, etc.) en terceras personas que, inclusive, pueden llegar a encargarse de la gestión de dichos negocios. 

La delegación en terceros para la dirección y negociación de Contratos, muy frecuente entre los diferentes actores del Derecho Deportivo, se materializa con un Contrato de Representación mediante el cual, el Representante actúa conforme con los intereses de su Representado a cambio de una retribución, generalmente económica. Lo precedente, implica que el Representante consigue ofertas laborales o comerciales para el Jugador, y éste decide si las acepta o no. 

Siguiendo esa línea, como en todo negocio, las partes contratantes procuran minimizar riesgos, a través de recaudos y garantías para proteger la inversión y la apropiada ejecución del Acuerdo. Aquí, encontramos una de las figuras más empleadas en la celebración de Contratos en la esfera deportiva: la Cláusula de Exclusividad. 

Las Cláusulas de Exclusividad son una forma de restricción a la libre competencia en el mercado, debido a su evidente efecto limitante. Así, tenemos que “Los acuerdos de exclusividad son aquellos pactos en virtud de los cuales una de las partes de un contrato se obliga respecto a la otra a realizar, de manera exclusiva, las prestaciones objeto del contrato”. 

Es decir que, el principal propósito de este tipo de Contratos, radica en que el Representante deberá participar en todas las negociaciones presentes y futuras del Representado, según el objeto convenido y la vigencia del Acuerdo, sin que un tercero o, incluso, el propio Jugador, pueda adelantar las diligencias encomendadas. 

Ahora, si bien es cierto que la Cláusula de Exclusividad implica una restricción en la libertad contractual de las partes contratantes, esto no implica que esté prohibida en el ordenamiento jurídico colombiano. No obstante, si tiene algunas limitaciones, las cuales son señaladas en el artículo 19 de la Ley 256 de 1996 que nos indica: 

ARTÍCULO 19. PACTOS DESLEALES DE EXCLUSIVIDAD. Se considera desleal pactar en los contratos de suministro cláusulas de exclusividad, cuando dichas cláusulas tengan por objeto o como efecto, restringir el acceso de los competidores al mercado, o monopolizar la distribución de productos o servicios, excepto las industrias licoreras mientras éstas sean de propiedad de los entes territoriales”.  

Con base en lo anterior, se podría afirmar que, para establecer este tipo de Cláusulas en los Contratos de Representación, se deben estudiar tres aspectos importantes: 

  • Los efectos de la Cláusula en la estructura y/o funcionamiento del mercado de los intermediarios.
  • La afectación del principio de competencia leal en el mercado de los intermediarios. 
  • La necesidad de la Cláusula para la celebración del Contrato

Por lo tanto, es sumamente importante que la cláusula de exclusividad que se acuerde, no debe restringir el acceso de otros intermediarios o agentes al mercado, así como tampoco, puede derivar en una monopolización de servicios de un solo representante o intermediario, que ofrezca sus servicios a clubes y/o deportistas. 

Por otro lado, en lo que respecta al ámbito de aplicación de la Cláusula de Exclusividad, la Jurisprudencia Colombiana nos señala que es bastante amplio. Prueba de ello, son los pronunciamientos de la Corte Suprema de Justicia que han mencionado así: 

“(…) las cláusulas de exclusividad, no solo se puede estipular en los contratos de trabajo sino también en otro tipo de acuerdos empresariales, en los cuales la restricción a la libertad para contratar busca garantizar, dentro de ciertos límites, la correcta ejecución del objeto contractual, la protección de la inversión o evitar la competencia desleal”. 

Por tanto, es claro que el desarrollo jurisprudencial de los objetivos de los pactos de exclusividad otorga mayor fuerza a la aplicación de este tipo de Cláusulas en los contratos de representación en el mundo del deporte. 

En consecuencia, desde nuestro punto de vista, consideramos que este tipo de pactos son válidos, siempre y cuando se cumpla con la ley, la jurisprudencia y con el estudio de las secuelas que puede tener una Cláusula de Exclusividad en particular en el mercado. En todo caso, siempre será potestad de un juez decidir si la cláusula implementada en un Contrato de Representación es acorde a derecho o no. 

Si tienes cualquier duda de cómo elaborar un contrato de representación, contáctanos por nuestras redes sociales o nuestro correo electrónico: Contacto@gherasociados.com 

Carlos Buitrago

Director Legal

GHER Sports

Dejar un comentario