Brasil vs. Argentina: Consecuencias Jurídicas tras la suspensión del partido

brazil argentina consecuencias juridicas - gher sports

El 5 de septiembre de 2021 la Selección Brasileña recibía a la Selección Argentina en Sao Paulo, por el partido correspondiente a la fecha 6 de las Clasificatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022. A los cinco minutos de partido, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil, ingresó al campo de juego por supuestas irregularidades en el cumplimiento de medidas sanitarias/migratorias de Brasil, por parte de algunos jugadores argentinos. 

Dichos futbolistas argentinos juegan en la Premier League de Inglaterra. El Gobierno de Brasil establece restricciones temporales para las personas que hayan estado en Inglaterra dentro de los últimos 14 días, teniendo que realizar una cuarentena por el mismo término al entrar a territorio brasileño. Por lo tanto, algunos jugadores argentinos, incumplieron dicha normatividad brasilera.  

Conmebol confirmó la suspensión del encuentro y posteriormente, FIFA, como organizador de las Clasificatorias, emitió un comunicado donde dio a conocer la apertura de procesos disciplinarios contra las dos federaciones.

El análisis de los hechos y material probatorio del caso es competencia de la Comisión Disciplinaria de la FIFA conforme a lo establecido en el Art.5.4 del Reglamento de la Copa Mundial de FIFA 2022 para la Fase Preliminar Normativa Covid – 19 así: 

De conformidad con el Código Disciplinario de la FIFA, la Comisión Disciplinaria de la FIFA podrá imponer sanciones contra las federaciones implicadas en aquellos partidos que no se disputen o que se suspendan de forma definitiva, excepto en casos de fuerza mayor admitidos por la FIFA. En tales casos, la Comisión Disciplinaria de la FIFA podrá decretar también la repetición del encuentro”. 

Entonces, la Comisión cuenta con el mencionado Reglamento y el Código Disciplinario de FIFA como bases para la resolución del caso.  En este último, encontramos los Artículos 14.1 y 14.2 que, respectivamente, consagran: 

Si un partido no puede disputarse o no puede jugarse íntegramente por motivos que no son de fuerza mayor, sino que se derivan de la conducta de uno de los equipos o de una conducta de la cual es responsable una federación o un club, se sancionará a la federación o al club con una multa de al menos 10 000 CHF. Se declarará la derrota por retirada o renuncia, o bien se repetirá el partido”. 

Adicionalmente, se podrán imponer otras medidas disciplinarias a la federación o al club en cuestión”. 

Como bien apreciamos, el abanico de posibilidades se centra en la imposición de una multa de, al menos, 10.000 Francos Suizos a la Federación responsable de la suspensión y la determinación de la derrota del partido; o bien que se repita el partido, resaltando que no se descartan otras medidas, a discreción de FIFA. 

Resulta evidente la importancia que tiene la valoración de la causal de fuerza mayor, como posibilidad de amparo en procesos relativos a suspensión de partidos.  Todos los caminos apuntan a que la Confederación Brasileña de Fútbol “CBF” será sancionada, pero ¿podría la CBF alegar la fuerza mayor para evitar sanciones? 

Para ello, es necesario retomar el Art. 4.5 del Reglamento donde se indica que la pandemia de COVID – 19 y las circunstancias derivadas de esta no se considerarán como causas de fuerza mayor, sin embargo, FIFA menciona que “(…) no obstante, entre las circunstancias resultantes de COVID – 19 que podrán presentarse ante la FIFA para ser consideradas casos de fuerza mayor se pueden citar los ejemplos siguientes: a) las autoridades nacionales del país de la federación anfitriona dictan justo antes de la disputa del partido una serie de restricciones que impiden la disputa del mismo (…) La FIFA determinará a su sola discreción los casos de fuerza mayor”.  

Así las cosas, en la valoración de causal de fuerza mayor, se deben estudiar temas como la prevalencia entre las disposiciones nacionales de salud pública y la normatividad deportiva, las supuestas falsas declaraciones de los Jugadores, la autorización de Conmebol a las Selecciones Sudamericanas para desplazarse sin inconvenientes debido a las burbujas sanitarias, la debida diligencia de las Federaciones, la discrecionalidad FIFA y, por supuesto, la salud pública, como aspecto trascendental. 

Ahora bien, es necesario mencionar la concurrencia de culpas que existe en el presente caso debido a la visible desidia administrativa de las partes implicadas. Resulta evidente que los Jugadores sí habían estado en Inglaterra dentro de los últimos 14 días, debido a sus compromisos profesionales como futbolistas. Es un hecho público y notorio por lo que, desde el desconocimiento sobre el contenido real de las declaraciones juradas para ingresar a Brasil, podemos afirmar que no hubo cumplimiento de las disposiciones sanitarias brasileras; la postura de la AFA radica en la autorización de Conmebol para el desplazamiento y utilización de los Jugadores. 

Con todo, también existe responsabilidad de la CBF y, principalmente, del gobierno brasileño y las entidades gubernamentales de salud. En lo que respecta a la CBF, si los Jugadores ingresaron al país y, más aún, con el partido en marcha, debió realizar todas las gestiones posibles para que el partido pudiese llevarse a cabo. 

Sin embargo, los cuestionamientos fundamentales deben dirigirse a la autoridad brasileña, representada por el gobierno y las instituciones sanitarias. Ello, debido a la falta de diligencia en el control y verificación de las personas que ingresen a su territorio. Teniendo en cuenta las repercusiones de los derechos en discusión y al hecho notorio que origina el presente caso, ¿no se debió realizar un control más eficaz? 

En definitiva, desde este espacio, consideramos que, teniendo en cuenta las implicaciones de la salud pública, la CBF está en derecho de ampararse en la fuerza mayor, toda vez que las actuaciones de las entidades gubernamentales de salud no tienen relación con la debida diligencia de la CBF. A tenor de la concurrencia de culpas y responsabilidades explicadas, el partido debería disputarse nuevamente. Por supuesto, ello depende de las investigaciones a que haya lugar. Sin duda, se sentará un precedente que dará que hablar en todo el mundo del fútbol y del derecho deportivo.

 

 Extraído de https://in.gov.br/en/web/dou/-/portaria-n-655-de-23-de-junho-de-2021-327674155

 

Por: Hugues Daniel Ortega

Dejar un comentario