La sentencia que le ordenó a la Federación Colombiana de Fútbol crear la Cámara Nacional de Resolución de Disputas. (Demo)

Escrito por: César Giraldo

Abogado de GHER & Asociados

cgiraldo@gherasociados.com

Twitter: @gher_asociados

Según mandato de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) todas las asociaciones miembro deberían conformar un órgano independiente que conociera de las disputas surgidas entre los clubes y los jugadores. En Colombia, dicho órgano sería la Cámara Nacional de Resolución de Disputas (CNRD), cuyo reglamento fue expedido por el Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), mediante la Resolución 1934 del 24 de junio de 2008.

En el caso de la indemnización por formación, el órgano no ha sido constituido y no conoció de los procesos que ocurrieron antes del 19 de abril de 2013. Esta confusión generó que las reclamaciones de indemnización por formación causadas antes de la fecha anteriormente relacionada, no tuvieran un órgano al cual acudir para resolver sus controversias.

Así empieza el caso del Club Deportivo Juventud Las Américas de Santa Marta, quien formó deportivamente al jugador Jarlan Barrera. Basándose en el estatuto del jugador de la Federación Colombiana de Fútbol, dicho club inició el cobro de la indemnización por formación ante el Junior de Barranquilla, equipo profesional con el que el jugador firmó su primer contrato como profesional.

Al no recibir respuesta el club aficionado por parte del equipo tiburón, Juventud Las Américas decidió asesorarse legalmente y acudir a nuestra oficina. Luego de revisar toda la documentación que se requiere para este tipo de procesos, se elevó la respectiva reclamación ante la Comisión del Estatuto del Jugador de la Federación Colombiana de Fútbol (en adelante la CEJ-FCF), la cual de acuerdo a la normatividad vigente de ese momento (año 2.015) era la competente para dirimir este tipo de controversias, toda vez y tal como lo decimos al principio de este escrito, no se había podido constituir la Cámara Nacional de Resolución de Disputas (en adelante, la CNRD) por diferentes factores.

En medio de sus respuestas, la CEJ-FCF alegó la falta de competencia en el caso, por lo que procedió a inadmitir la demanda y ordenar a Juventud las Américas a presentar su reclamación ante la CNRD. Sin embargo, Juventud las Américas teniendo en cuenta que es de público conocimiento que dicha Cámara no se ha constituido, interpuso solicitudes de aclaración de los autos ante la CEJ-FCF y una serie de recursos para que la demanda fuera conocida por la mencionada Comisión.

Para Juventud las Américas era inexplicable y confuso que el órgano que debiera conocer de fondo la demanda presentada lo remitiera a un órgano que no se ha conformado por lo que se decidió presentar una acción constitucional de tutela por la vulneración a su derecho fundamental del acceso a la administración de justicia, toda vez que no se logró acceder a un órgano para hacer efectivo el pago de la indemnización por formación del jugador en cuestión. Nuevamente, al ser la indemnización por formación, algo reglamentado por la normatividad deportiva, era de nuestro interés que el Juez de Tutela reconociera la vulneración al acceso a la justicia y que esto se decidiera en los tribunales deportivos, tal y como tiene que ser.

El juez constitucional de primera instancia ordenó a la FCF crear la CNRD para que como órgano competente conociera y decidiera de fondo sobre la demanda de indemnización por formación que presentó Juventud las Américas, para no permitir más la vulneración del derecho del acceso a la administración a la justicia y al debido proceso de éste club. No obstante, la FCF impugnó el fallo y dentro del trámite de la segunda instancia, la FCF a través de la CEJ-FCF informó al juez constitucional que se admitió la demanda a través de una Resolución que extendía la competencia de la CEJ-FCF para conocer los casos anteriores al 19 de abril de 2.013. En este sentido, el juez de segunda instancia ordenó revocar el fallo anterior dado la admisión de la demanda y ordenó vincular a la División Mayor del Fútbol Colombiano (DIMAYOR) y a la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (ACOLFUTPRO) ya que según el reglamento de la CNRD, varios de sus miembros deberán conformar dicha Cámara.

Tiempo después, la CEJ-FCF comunicó a Juventud las Américas sobre el archivo de la demanda porque según dicha comisión, la Resolución que extendía sus competencias era un acto administrativo el cual había perdido su ejecutoria. Preocupado por el yerro jurídico de la FCF y constantes impedimentos para cumplir con el derecho fundamental del acceso a la administración de justicia, Juventud las Américas informó a la Corte Constitucional de Colombia sobre esta situación dentro del trámite de revisión del caso, ya que por ninguna de las vías contempladas en el derecho deportivo en el ordenamiento colombiano el club encontraba hacer efectivo el pago de la indemnización por formación del jugador Jarlan Barrera.

Como resultado de esta acción de tutela, el 21 de febrero de 2.017 la Corte Constitucional profirió la sentencia T-550 de 2.016, en la que abordó y resolvió el problema jurídico de si la FCF a través de la CEJ-FCF vulneró el derecho de acceso a la justicia al club de formación Juventud las Américas.

Para empezar, la Corte hizo énfasis en la importancia del derecho de acceso a la justicia, ya que, si bien las controversias deportivas se solucionan en tribunales privados que han sido destinados específicamente para esto, no se pueden desconocer en ningún momento los derechos constitucionales como el acceso a la justicia, pues garantiza el funcionamiento básico de la solución de conflictos.

En consecuencia la Corte, afirmó que existe una clara vulneración al derecho de acceso a la justicia ya que al no estar constituida la CNRD, no existe un organismo en el que los clubes que se dedican a la formación puedan solucionar los conflictos derivados de la indemnización por formación que se hayan generado con anterioridad al 19 de Abril de 2013, lo que también afecta el derecho a tener los mecanismos necesarios para solucionar conflictos. En este punto, es necesario mencionar que más allá de la ampliación que se generó para que la demanda del club en cuestión fuera admitida, esta no solucionó nada de fondo pues no se llegó a un escenario donde se pudieran presentar pruebas para dar curso al proceso de forma oportuna ya que como se mencionó anteriormente, la Comisión archivó la demanda y del recurso de reposición interpuesto por esta decisión, no se ha recibido respuesta después de un año de presentado.

Con el fin de defender la vulneración del derecho al acceso a la justicia que recibió Juventud de las Américas, la Corte Constitucional ordenó a la FCF realizar todos los trámites necesarios para la conformación de la CNRD lo que permitiría darle curso procesal- jurídico a la demanda presentada.  Lo que llama la atención de la decisión de la Corte Constitucional es la condición que en caso de no conformarse la CNRD en un plazo de 6 meses subsiguientes a la notificación de la sentencia, la FCF deberá sufragar todos los gastos en que incurra Juventud las Américas para presentar el caso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo[1] (TAS, por sus siglas en francés).

Para concluir, esta sentencia de la Corte Constitucional, es de gran importancia para la aplicación del derecho deportivo en el país. Pues si bien, el derecho deportivo hace parte de una estructura privada de normas y mecanismos de resolución de conflictos no puede desconocer el ordenamiento jurídico colombiano y más aún los derechos fundamentales como en este caso, el acceso a la administración de justicia y el debido proceso; lo que garantiza un efectivo goce de los derechos constitucionales que tanto las personas como las personas jurídicas (clubes, ligas, etc…) tienen. Así las cosas, es posible decir que esta sentencia no sólo protege a las personas que hacen parte del mundo deportivo, sino que también busca armonizar la existencia de estos dos tipos de derecho para que los conflictos deportivos se solucionen, no sólo de forma eficiente sino también justa y equitativa y en concordancia con el ordenamiento jurídico colombiano.

Con la colaboración de Elizabeth González y Gabriela Hernández

[1] El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés y CAS por sus silgasen inglés) es el máximo tribunal de resolución de conflictos que traten sobre personas relacionadas con el deporte a nivel mundial. Para mayor información, dirigirse al sitio oficial http://www.tas-cas.org

Entradas relacionadas

Dejar un comentario