¿Los pagos por derecho de imagen/publicidad son salario? (Demo)

Escrito por: Luis Fernández

lfernandez@gherasociados.com

Twitter: @gher_asociados

En el fútbol es normal que los jugadores reciban dinero de sus equipos por concepto de publicidad o derechos de imagen. La pregunta es ¿se considera salario lo que reciben por estos conceptos de derechos de imagen/derechos de publicidad? Recientemente la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia de Colombia trató este tema y a continuación explicamos sus conclusiones

En el caso Antonio Saams contra Club Deportes Tolima[1] (Caso El Tolima), la Corte Suprema de Justicia (La Corte) en su Sala de Casación Laboral decretó que los pagos realizados al jugador por concepto de “derechos de publicidad” formaban parte de su salario, lo que significa que esas cantidades deben ser computadas para las contribuciones a la seguridad social y para el pago de prestaciones sociales. Sin embargo, también declaró que en este caso esos pagos formaban parte del salario por las circunstancias concretas del asunto, lo que significa que no siempre los derechos de imagen o de publicidad serán considerados como parte del salario del jugador.

A continuación explicaremos cuando los pagos realizados por derechos de imagen pueden ser considerados como salario y cuando no:

  1. Cesión de imagen atada al contrato laboral

En el caso del Tolima, una de las principales consideraciones que tuvo en cuenta La Corte para declarar que los pagos por derechos de imagen eran salario, es que la cesión de los derechos de imagen estaba atada al contrato laboral.

Concretamente La Corte indica que en el Caso del Tolima “[E]n todos los acuerdos se especifica que el club se obliga a reconocer los derechos de publicidad «siempre y cuando esté vigente el contrato de trabajo entre el club beneficiario y el jugador», hasta tanto el Club Deportes Tolima debute en los torneos de los campeonatos profesionales que se precisaron en los contratos, así como que el club podrá darlos por terminados cuando el jugador «incumpla con las clausulas de su contrato laboral».”

 Por lo tanto, el factor de conexión entre el contrato laboral y el contrato de “derechos de publicidad” llevó a la Corte a determinar que en realidad el contrato de publicidad era una fachada para encubrir el salario y reducir así la carga prestacional que se genera por un salario alto.

  1. Vinculación de los pagos por derechos de imagen al trabajo

Si los pagos por derechos de imagen se pagan solo cuando el jugador está trabajando/jugando, entonces hay una presunción que estos pagos son salario. Los derechos de imagen/publicidad se deberían producir independientemente que el equipo esté activo en un torneo o no. Así como también, los pagos por derechos de imagen se deberían pagar independientemente que el jugador esté jugando o no.

En este caso, los pagos por “derechos de publicidad” estaban sujetos a que el equipo estuviese participando en torneos, y a que el jugador estuviese jugando para el equipo en esos torneos. Eso significa, que en realidad no se le estaba pagando por utilizar su imagen en la publicidad del equipo, sino que se le estaba pagando por trabajar y por lo tanto la Corte consideró que lo pagado por “derechos de publicidad” era salario.

  1. Los pagos por derechos de imagen deben ser para hacer publicidad distinta al uso de los uniformes o prendas del club que ya contienen publicidad

El Club es el empleador y el jugador es el trabajador. En ese sentido, la Corte en el caso Tolima estableció que el club tiene un poder de dirección y de subordinación que incluye, “la capacidad de dar órdenes en cuanto al uso de prendas, uniformes, emblemas, distintivos y propagandas.”

 Esto significa, que si el empleador simplemente le paga al jugador por utilizar los emblemas publicitarios que son propias del Club, entonces probablemente le esté pagando conceptos que se encuentran dentro de la definición de salario.

Distinto sería, si el Club le paga al jugador para hacer publicidades adicionales al uso de uniforme.

Conclusión

En materia laboral hay una presunción que todos los pagos realizados al trabajador son salario. Por lo tanto, si hay algún concepto que se desee excluir del ámbito salarial se debe tener la capacidad de demostrar que las cantidades entregadas no son otorgadas como contraprestación directa del servicio prestado por el trabajador.

Como siempre, los invitamos a dejar sus comentarios.

[1] Corte Suprema de Justicia de Colombia. Sala de Casación Laboral. SL12220-2017. Radicación N.° 44416. Acta 27. Dos (2) de agosto de dos mil diecisiete (2017). Antonio Eduardo Saams de La Rosa contra Corporación Club Deportes Tolima. Magistrada ponente Clara Cecilia Dueñas Quevedo.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario